Economizar en tiempos de crisis

Los usuarios del automóvil deberían saber que en los últimos diez años los faros de coches han pasado de fabricarse con pantallas de cristal a fabricarse con pantallas de plástico. En principio los faros con pantalla de plástico tienen algunas ventajas como menor peso y menor riesgo de cortes en caso de atropellos en accidentes de tráfico. Pero estos presentan una importante desventaja para el propietario, puesto que pasado de un tiempo (aproximadamente cinco años) el plástico  empieza a deteriorarse y los faros se ponen amarillentos y opacos, llegando el momento en el que ya no alumbran lo suficiente y son rechazados en las ITV.

Por otro lado, el tiempo duración de los faros plásticos  está relacionado con la exposición al sol de los mismos, por lo que en los coches que están en garaje durante el día van a durar más tiempo en estado óptimo.

Ahora es el momento de preguntarse: ¿remedio o reparación?. El remedio consiste en hacerle al coche un pulido y abrillantado de los faros con unos resultados en principio espectaculares, pero al pasar un corto período de tiempo estos volverán a recuperar el color amarillento volviendo a ocasionar nuevamente los problemas derivados del mal estado de los mismos.

Por contra, nosotros en Talleres Atlántico preferimos y recomendamos la  reparación de los mismos. Para ello, actualmente estamos aplicando una solución duradera y eficiente desde hace mas de cuatro años. Desmontamos los faros, se retira con lija en seco la parte dañada de la pantalla plástica del faro y se barniza con un barniz de alta calidad, después de aplicar un aditivo transparente de agarre a plástico. El resultado es un faro “nuevo” por un precio muy económico. En la siguiente imagen se puede observar el resultado final.